Venus

02.09.2019

INTRODUCCIÓN

Su meta es el triunfo del amor sobre la materia.

Es la aliada del Sol, al igual que Mercurio, debido a la constante cercanía de ambos planetas al astro solar.

Como todos sabemos, VENUS es el planeta del AMOR.

Los venusinos son voluptuosos, amorosos y seductores; con una mirada lánguida, pestañas largas y sedosas, llaman al deseo.

Son sinceros, alegres, claros y muchas veces provocadores. Su caminar es vivo, alegre, ágil y desahogado, como el vuelo de una mariposa.

Gustan del arte, la naturaleza, los placeres alegres, el Sol, etc.

A veces consiguen el estado de euforia con las bebidas alcohólicas, pero sin llegar a la embriaguez.

Hay amabilidad, distinción, sentido ético, justicia, equilibrio, armonía y despreocupación en el tipo ideal. Son galantes, elegantes y a la moda.

Se conservan sanos y jóvenes hasta edad avanzada.

El planeta, como polaridad, puede proporcionar depresiones y tristezas, sobre todo sentimentales.

EXPLICACIÓN PSICOLÓGICA COMPLEMENTARIA

Venus es el planeta del AMOR PERSONAL, frente a Neptuno, que es el del amor universal o místico.

La diosa del amor es también la de la ALEGRIA, el ARTE y el MATRIMONIO. Venus es atractiva y apasionada, gustando de todo lo cómodo y placentero.

Tiene el defecto de que se guía en exceso por el sentimiento y la atracción sexual, mientras que lo racional y el sentido común quedan a veces de lado. Da la FELICIDAD y el disfrute de la vida pero, por otro lado, llega a la BANALIDAD y la SUPERFICIALIDAD, ya que sólo piensa en sus amores y en las diversiones.

Venus puede ser la perfecta ESPOSA o la mujer interesada, la fémina cariñosa o la mujer irresponsable, etc.

Pero no sólo representa a los amores femeninos, sino que también se conecta con la AMABILIDAD, la DULZURA, y el SENTIDO ESTETICO en el hombre, aunque claro está que, en ciertos casos, le puede afeminar un poco.

Venus es el concepto de la ARMONIA y la BELLEZA universal, demostrándose en el arte, entendiendo éste en sentido amplio:

bellas artes, relaciones humanas, pensamientos, sentimientos, etc.

En la parte más material de la vibración venusina, encontramos al hombre y la mujer que usan su belleza física como arma de poder sobre el sexo opuesto, lo cual es la antítesis del amor puro y bello.

Este último caso sería el amor más dulce, refinado y delicado que, aunque hasta cierto punto desinteresado, normalmente da la completa felicidad al tener una base material y resuelta.

No es raro que la persona venusina, a pesar de su ALEGRIA y AMOR POR LA VIDA, sufra bastante en ocasiones, a veces por no usar el sentido común y, otras, por CELOS.

MITOLOGÍA

Es una de las deidades más antiguas y que fue adorada por todos aquellos pueblos de la Antigüedad. Entre los babilonios se llamaba Ishtar. Venus es la diosa de triunfante belleza y encarnación del amor, llamada Afrodita por los griegos e hija de Júpiter y de Dionea.

Hay dos versiones referentes a su nacimiento, que se interpretan como dos diferentes formas de que nazca el amor.

Una de las dos historias cuenta que, en una mañana de primavera, una enorme concha marina se mecía dulcemente en las aguas del Mediterráneo. Chocó con las costas de Citerea (una isla), se abrió y de dentro surgió Venus provista de todos los encantos. De allí fue llevada al Olimpo en un carro excepcional, en donde las Risas, las Gracias y los Juegos formaron su cortejo.

La otra versión dice que Venus nació de la mutilación que Saturno hizo a su padre en los genitales al derrocarle. La sangre de ese acto violento cayó sobre el mar, se mezcló con la espuma y de ella nació la diosa. Es el símbolo de la prueba sexual que la materia (Saturno) pone al ideal (Urano), naciendo después el amor más puro (Venus) como resultado de este sacrificio.

De cualquier forma, la diosa del amor con su mágico cinturón hizo estragos entre los dioses del Olimpo cuando estos la conocieron, hasta tal punto que todos querían hacerla su esposa. Júpiter decretó que Venus se casara con Vulcano, el herrero, que acababa de inventar el rayo con el que el señor del Olimpo pudo vencer a los gigantes.

Aquí obtenemos la moraleja de que, a pesar de tener todos los encantos físicos, no siempre la venusina consigue lo que quiere.

Pero Venus, diosa frívola y sensual, enfadada por tener de marido a un cojo sucio y bruto, no se caracterizó precisamente por su fidelidad. Ella fue alegrada por muchos dioses que la hicieron olvidar sus penas: Marte, Mercurio, Poseidón, etc.

Cupido o el Amor, hijo de Venus, es bien conocido por su maligno arte de lanzar los dardos de la pasión a los hombres.

Uno de los más famosos episodios en los que intervino Venus fue el del "juicio de Paris" o "la manzana de la discordia".

Esto aconteció cuando las más grandes diosas del Olimpo (Juno y Atenea), celosas de Afrodita, quisieron quitarle el premio de la más hermosa en unas bodas a las que asistían todas ellas.

Ante todos los dioses que se encontraban en la fiesta, Eride, enfadada por no haber sido invitada, tiró al centro de la sala una manzana de oro con esta frase inscrita: "para la más hermosa". Como las tres diosas decían que la manzana era suya, Zeus ordenó que fuera un mortal, Paris, quien decidiera.

Una tras otra, las tres diosas trataron de chantajearle: Juno le prometió el gobierno de toda Asia, Atenea le aseguró la victoria en todos los combates y, Afrodita, se limitó a soltar los broches de su cinturón y mostrar la divina belleza de su cuerpo, a la vez que prometía a Paris el amor de la más bella mortal, Helena. Paris adjudicó la manzana a Afrodita.

A la popular diosa del amor se le representa a veces sentada en un carro tirado por palomos, cisnes o pájaros con una corona de rosas y mirto circundando sus cabellos.

Ella tiene un temperamento vivaz, necesita el aire, el movimiento y el ejercicio. Sus poderes son variados: favorece el amor de los esposos, la fecundidad, las uniones ilegítimas, los placeres y, a veces, los excesos y los vicios.

EXPLICACIÓN ESOTERICA COMPLEMENTARIA

Venus une y enlaza fuertemente al hombre con la mujer, al igual que lo de arriba con lo de abajo, a través de la estética, la armonía, la complementación y la atracción.

Ella da alegría al Cosmos, pues éste brilla contento cuando en su seno todo es felicidad y amor.

El amor de Venus es eterno porque es sincero y, absoluto, por ser bello y equilibrado.

Los puntos complementarios y de unión se vuelven cadenas irrompibles, pero que no esclavizan, sino que tiran hacia el cielo y liberan del odio y la ignorancia.

Venus suaviza, amolda y flexibiliza, haciendo vivir la sublime experiencia de la total felicidad.

NOTAS COSMOBIOLOGICAS

Su color es el rojo.

El color simbólico es el anaranjado.

El metal es el cobre.

Rige el viernes.