Mercurio

19.08.2019

INTRODUCCIÓN

Es el planeta de la inteligencia (el INTELECTO) y, así mismo, de sus distintas manifestaciones, como el lenguaje hablado y la elocuencia; el raciocinio y el aprendizaje, la especulación y la filosofía, el ingenio y la invención; los escritos, la literatura y diversas aptitudes más.

Se relaciona con el comercio, el dinero, los medios de conseguirlo, etc. Hay un tipo de mercurianos que mueven el pequeño comercio. Otros mercurianos son la clase de los intelectuales, siendo prudentes, trabajadores y económicos.

Su palabra vale un escrito y son muy fieles en el amor y la amistad.

Son dinámicos, alegres y espirituales. Gustan del trabajo en grupo y predican siempre la unión.

Algunos son astutos e interesados, pero raramente maliciosos.

El sentido mental, móvil y práctico se generaliza en ellos.

EXPLICACIÓN PSICOLOGICA COMPLEMENTARIA.

Mercurio representa el RACIOCINIO, la LOGICA y la CURIOSIDAD INTELECTUAL. Uno de los tipos mercurianos es el cerebral típico, muchas veces falto de práctica de aquello que sabe en la teoría. La DUDA metódica, bien por un afán de AUTOTRANSFORMACION y de búsqueda de la VERDAD, o bien, por un ESCEPTICISMO innato, es una característica esencial del planeta.

La rapidez y, a veces, la DISPERSION en aquello que hace, le lleva a cierto nerviosismo. No hemos de olvidar que el mercuriano, por pensar tanto las cosas antes de hacerlas, cae en cierta INDECISION.

Es el mensajero celeste que, en su faceta más elevada, presenta los arcanos de la naturaleza con la lucidez de su fuerza mental: el FILOSOFO, el BUSCADOR y el AUTODIDACTA. Por otro lado, el mercuriano de poca individualidad gusta en exceso de la IMITACION, la CHARLATANERIA y el OPORTUNISMO.

Otro tipo de mercuriano lo forman las personas dedicadas a los medios de DIFUSION CULTURAL Y DE PRENSA, especialmente los escritores, libreros, periodistas, autores, etc.

El tercer tipo de seres de Mercurio es el de los pequeños comerciantes, vendedores, intermediarios, agentes, etc. Ellos son ágiles, manejan la palabra y son incisivos.

Para terminar, los LADRONES y los ESTAFADORES están bajo el dominio de Mercurio.

MITOLOGÍA.

En Grecia se le llamó Hermes, que significa mensajero o intérprete. Es hijo de Júpiter y de la ninfa Maya.

Mercurio, el mismo día de su nacimiento se sintió ya tan apuesto y robusto que luchó con Cupido, le derribó de una zancadilla y robó su carcaj, indicando la facilidad del mercuriano para el mariposeo amoroso o para mantener el sentido común en el a veces ciego mundo del amor.

Mientras los dioses le felicitaban por su victoriosa hazaña, el pequeño dios robó la espada a Marte, el ceñidor a Venus, el tridente a Neptuno y el cetro a Júpiter; y estuvo a punto de hurtarle el rayo a su padre, Zeus, si no hubiera sentido temor de quemarse en los dedos. Aquí vemos la facilidad mercuriana para obtener los trucos y secretos que cada persona ha acumulado por su experiencia y que este dios sencillamente "toma prestados". Por otra parte y, como es de suponer, esta anécdota nos dice que Mercurio puede ser también un ladronzuelo infantil y avispado. Por ello, él es el dios de los ladrones y de los tramposos.

A pesar de que el joven dios era el niño mimado de Júpiter, a su padre se le terminó la paciencia y lo envió a la tierra para que se formara en su juventud. Esto habla de la necesidad que tiene el mercuriano de experiencias terrestres duras, bien para superar su inmadurez o, tal vez, para lanzarse a las alturas celestes de la mente superior, una vez vencidas las pruebas materiales con las que a veces tanto sufre.

Mercurio fijó su residencia terrestre e Tesalia, donde pasó su juventud. El también desterrado Apolo se dedicaba entonces por allí a guardar el ganado del rey Admeto y, el dios de la rapidez, se aprovechó de un momento en que el dios solar tocaba la flauta para llevarse el rebaño y esconderlo en el bosque. Apolo le descubrió y se enfadó tremendamente con él, pero hizo las paces con Mercurio, porque éste dio al inmortal solar su lira de 7 cuerdas, inventada por él y hecha con una concha de tortuga y cuerdas de tripa de buey tirante. A su vez, Apolo obsequió a Mercurio con una varilla de avellano que tenía la propiedad de apaciguar las disputas y reconciliar a los enemigos. En este detalle observamos la importancia de Mercurio en las relaciones entre amigos, bien buscando la comunicación sincera o bien creando la más intensa envidia entre las personas.

Mercurio, para asegurarse de que la varilla tenía ese poder, la interpuso entre dos serpientes que luchaban ferozmente, enroscándose las dos inmediatamente alrededor de la varilla, formando el famoso Caduceo de Mercurio. Este símbolo habla de las dos energías, positiva (Yang), negativa (Yinn) y del equilibrio entre ambas -el Tao- el cual será buscado con afán por los mercurianos superiores. Otra denominación de este símbolo es la de Gran Arcano.

Mercurio aspiró a mayores triunfos, recorriendo las grandes ciudades y mostrándose hábil en los lugares públicos con las facultades de la elocuencia y la disertación. Por ello los oradores y los retóricos se pusieron bajo su protección. No tardó en ser adorado por los comerciantes y mercaderes. Hay que hacer notar que las palabras mercader, mercancía, mercantil, etc., derivan de Mercurio.

Mercurio maduró y se gano la confianza de Júpiter, quien le llamó de nuevo a la corte celestial, nombrándole mensajero de los dioses. Allí es el más ocupado de los dioses y bien felicitado por los demás.

El realiza los encargos de los demás miembros del Olimpo, dando recados y realizando negociaciones públicas, secretas, serias o frívolas, haciendo prácticamente de todo: espía, embajador, etc. Es el pluriempleado o el atareado. Se puede decir que está continuamente en aventuras, siempre a las órdenes de los dioses.

Cuando Io, víctima de los celos de Juno o Hera (esposa de Júpiter), fue convertida por ésta en oveja y entregada a Argos, Hermes, mandado por Zeus, durmió al monstruo tocando la flauta, cerrándole así sus cien ojos y luego le mató.

Libertó a Marte de la prisión en que le habían encerrado los Gigantes, usando para ello el casco de Hades, que hacía invisible a quien lo llevaba.

Dio a Nefele el carnero llamado vellocino de oro, que salvó a sus hijos Friso y Hele. Entregó a Ulises la rama de moli, planta mágica que salvó al héroe de los hechizos de Circe.

Guió a Hércules a los infiernos y lo vendió a Onfala.

Salvó a Dionisios, recién nacido, de la persecución de Juno.

Acompañó a Juno, Afrodita y Atenea al monte Ida, donde se iba a celebrar el juicio de Paris.

Encadenó a Prometeo en el monte Cáucaso, condujo a Baco hasta donde estaban las ninfas de Nisa, acompañó a Plutón cuando éste raptó a Proserpina, etc, etc.

Hermes inventó el arte de encender fuego frotando dos maderos.

Los filósofos consideraban a Hermes el creador del lenguaje y la expresión viva del pensamiento divino y humano.En tiempos de Platón se le relacionaba con la divinidad egipcia Thot o, lo que es lo mismo, Hermes Trimegisto, las tres Grandes Escuelas Esotéricas. Se representa a Mercurio como un hombre de eterna juventud (física y mental). Su gorro, su caduceo y sus talones están provistos de alas. En su mano derecha empuña el caduceo y en la izquierda tiene una bolsa con dinero.

En los caminos de gran tránsito había estatuas de Mercurio para señalar a los viajeros el camino correcto y, también en las encrucijadas de varias vías, con tantas caras como caminos convergían allí.

No cabe duda de que Mercurio es una encrucijada, pues pretende abarcar mucho con su mente y no es raro que se arme un lío con tantas ideas mezcladas. Si es fuerte y suficientemente inteligente, sale del laberinto y, si no, se hace complejo, imprevisible en sus reacciones y nervioso.

Para finalizar, digamos que Mercurio también es el encargado de conducir a las almas, después de la muerte física, hasta el reino de Hades sin que equivoquen el camino. Esto simboliza la faceta más hermética del planeta.

EXPLICACIÓN ESOTERICA COMPLEMENTARIA.

Penetra, a la luz de la razón, la lógica y la relación, los Grandes Arcanos de la Naturaleza, siendo capaz, por su claridad y limpieza de ideas, de expresar esa realidad de forma pedagógica y entendible. El poder del pensamiento enlaza lo terrestre y lo divino, saltando muchas veces por encima de lo sentimental.

No hay apegos para este viaje continuo y atareado entre la Tierra y el cielo.

Sube y baja sin cesar, interpretando lo que arriba ve, comparándolo con lo que abajo experimenta y volviendo otra vez a nutrirse de los reinos de la Sabiduría abstracta, comenzando así un nuevo ciclo.

La clave es la rapidez, pues las formas terrestres cambian sin cesar, debiendo siempre Mercurio dar una explicación a estas cosas perecederas a la luz de las leyes superiores.

NOTAS COSMOBIOLOGICAS.

Rige el miércoles.

Equivale al verde y su color simbólico es el morado.

El metal es el mercurio (azogue).