Los planetas astrológicos. 1.2

11.07.2019

LOS PLANETAS Y LOS DIOSES.

Han tenido distintas denominaciones dependiendo de la cultura o de la época.

SOL: Ra, Horus, Febo, Apolo, Helios, Sol.

LUNA: Isis, Febea, Artemisa, Diana, Hécate, Luna.

MERCURIO: Hermes, Mercurio.

VENUS: Ishtar, Afrodita, Venus.

MARTE: Ares, Marte.

JUPITER: Zeus, Júpiter.

SATURNO: Kronos, Saturno.

URANO: Uranos.

NEPTUNO: Poseidón, Neptuno.

PLUTON: Hades, Plutón.

ALGO SOBRE MITOLOGIA (una bellísima historia).

La Mitología, frente a lo que dicen muchos estudiosos del tema, no es sólo un conjunto de cuentos fantásticos y vacíos de sentido sino que, por el contrario, representa una forma de expresión de la Sabiduría Tradicional. Esto es un hecho en lo que se refiere al tronco principal de las mitologías de los diferentes pueblos, pero no cabe duda de que los mitos secundarios y de tercera fila ya pierden bastante la profundidad, aunque casi siempre tienen alguna moraleja al modo del refranero.

Podríamos preguntarnos por qué los antiguos ponían en parte pasiones y amores humanos en los dioses, a la vez que les atribuían poderes supranormales. Esto es muy sencillo de explicar, ya que lo que hoy nosotros traducimos como dioses era, para nuestros antepasados, la representación de las fuerzas rectoras del universo. Y, de acuerdo a la sentencia hermética de "como es arriba es abajo", las debilidades y potencias de los dioses podían ser, aunque no necesariamente, las de los hombres.

De este modo, lo que nosotros llamamos mito es simbólicamente un cúmulo de experiencias humanas expresadas en forma artística y simbólica, lo cual hoy no se suele dar con tal categoría.

Nuestros antepasados, tal como volveremos a hacer los hombres del siglo XXI, estaban muy atentos al comportamiento de los dioses, pues ellos sabían que esas potentísimas fuerzas tenían efectos inmediatos sobre la vida terrestre. De ahí que siempre hubiera un cierto aire de respeto a esas energías que, como algo propio de civilizaciones ya caducas, degeneró en lo que hoy mal conocemos como sacrificios. Estos actos eran en su origen ceremonias de Alta Magia Blanca destinadas a contrarrestar en lo posible, con el poder mental y la voluntad de los antiguos Iniciados y, en momentos propicios determinados por la posición de los astros, a esas tremendas vibraciones que manejan nuestro planeta.

Y, por supuesto, dichos "experimentos de metafísica mental y espiritual" no tenían nada que ver con sacar el corazón a un animal o machacar la cola de dos o tres lagartos. Lo que en esos Santuarios se realizaba es conocido por los esoteristas y los Iniciados actuales ya que, en forma de símbolos, los Antiguos nos han dejado el secreto de su ciencia.

Pasamos ahora a narrar la anunciada bellísima historia.

Urano fue el primer dios que reinó sobre el Universo y, uniéndose con Gea (la Tierra), procreó estirpes monstruosas:

los gigantes Hecatónquiros (de cien brazos), los Cíclopes (con un solo ojo en la frente) y, los Titanes, poderosos y feroces.

Entre estos seres monstruosos siempre hubo lucha y adversidad hasta que un día, Urano, para poner orden en el universo, los encadenó sumergiéndolos en el Tártaro, lugar obscuro de castigo.

Gea, esposa de Urano, enfurecida por ello, pedía a sus hijos que la vengaran. Entonces, uno de los hijos de Urano, Kronos (Saturno), atacó a su padre, lo mutiló y lo encadenó. Fue por ello Kronos el segundo soberano del cosmos.

Pero el Hado, dios supremo, había establecido que, al igual que Kronos encadenó a su padre, un hijo suyo lo haría con él.

Kronos, enterado de esto y deseando evitar el destino, decidió comerse a sus hijos al nacer. Y así lo hizo con Deméter (Ceres), Hera (Juno), Hades (Plutón) y Poseidón (Neptuno).

Pero Rea, esposa de Kronos, cuando dio a luz a Zeus (Júpiter), un hijo hermosísimo, tomó una piedra y envolviéndola en pañales se la dio a Kronos, quien la comió engañado.

Zeus fue criado por los coribantes, un colegio de Sacerdotes, quienes disimulaban el llanto del pequeño dios con el sonido de tambores y choques de escudos, a fin de que no fuera oído por el cruel Kronos.

Cuando Zeus creció se encontró con su padre y, después de vencerle y haberle hecho vomitar a sus hermanos, lo desterró del cielo. Fue entonces Zeus el tercer rey de los dioses antiguos, que dio la entrada a los dioses nuevos de la Mitología griega.

Júpiter organizó el universo encarcelando en el Tártaro a los dioses antiguos que habían ayudado a Kronos y reunió a los demás en su corte celestial. Se casó con Metis, la Mente; con Temis, la Justicia; con Mnemosina, la Memoria; y se unió también a Leto, Deméter, Hera y Maya, teniendo de todas ellas hijos divinos: Atenea (Minerva), Febo (Apolo), Artemisa (Diana), Perséfone (Proserpina), Hermes (Mercurio), Ares (Marte), Hefesto (Vulcano), así como las Musas y otras divinidades menores.

A cada uno Zeus le dio una misión concreta y dividió el universo en tres reinos: tomó para sí el cielo y la Tierra, dio los mares a Poseidón (Neptuno) y el reino de ultratumba lo cedió a Hades (Plutón).

La Mitología representa a Poseidón con larga barba y de gigantesca estatura, armado con el poderoso tridente con el cual puede desencadenar las tormentas marinas y luego aplacarlas. Habita en las profundidades del océano, pero a veces emerge, recorriendo la superficie del agua en su carro arrastrado por delfines y acompañado por su cortejo de nereidas y tritones.

Poseidón es a veces benigno y en ocasiones terrible, voluble e inconstante como el océano.

Hades (Plutón) es el señor del reino de los muertos. Hades significa en griego "lo que no se ve". Es un dios severo y solitario que raras veces sale de las profundidades de la tierra. Con los demás dioses casi no se relaciona y todos los hombres temen el momento en que se verán ante su trono.

Su esposa es la hermosa y desdichada Proserpina, que fue raptada por Plutón.

Zeus, Poseidón y Hades son los dioses más poderosos, pero hay otros muy destacados, los cuales mencionamos a continuación.

La hermosísima diosa del amor, Afrodita (Venus), que nació en una mañana de primavera de la espuma del mar. Puede ofuscar la mente de los dioses y de los hombres encendiendo en ellos el fuego del amor.

Afrodita tuvo dos esposos: Hefesto (Vulcano), el herrero celeste y Ares (Marte), dios de la guerra. Este último fue poco venerado por los griegos pero mucho por el belicoso pueblo romano.

De cuerpo atlético y siempre cubierto con armas, Ares induce a los hombres a la lucha en los campos de batalla.

Apolo (Sol) es el apasionado y esplendoroso dios solar. A través del cielo conduce el luminoso carro del Sol, que da calor y fuerza a todo el universo. Junto a sus nueve diosas hermanas, las Musas, es el inspirador de los poetas y los músicos. Dios de la perfección y la belleza, muy venerado en Grecia. El centro de su culto estuvo en Delfos.

Su hermana Artemisa (Diana) es la diosa de la Luna y de la caza.

Un dios apreciado por los demás inmortales y amigo de los hombres es Hermes (Mercurio). Es muy astuto y arrojado. Le veneraron los médicos, los abogados e incluso los ladrones. Es el veloz mensajero de los dioses. Dio a los hombres la lira, la elocuencia, el lenguaje y la medicina.

INTRODUCCIÓN A LAS ANALOGIAS PLANETARIAS.

Lo que llamamos un planeta representa, bien un tipo de psicología humana, o bien, unas determinadas circunstancias externas o experiencias (ambiente). La dualidad básica en la Cosmobiología es la siguiente, muy similar a la enunciada por el filósofo español Ortega y Gasset: "yo soy yo y mis circunstancias".

YO: CIRCUNSTANCIAS

Debe quedar claro que cualquier análisis científico del ser humano debe tener en cuenta ambos factores, que quedan claramente interpretados en la Cosmobiología, pues cada uno ve una misma circunstancia ambiental de diferente manera. Esta es, por otro lado, la postura de la Psicología moderna.

Por ello, la Cosmobiología tiene una primera utilidad en esta ciencia, pues profundiza en la íntima unión YO-AMBIENTE, es decir, estudia cómo se interpenetran el sujeto y el objeto que éste vive u observa.

La Cosmobiología profundiza en lo que es el equilibrio o el desequilibrio entre las diferentes facetas de la personalidad humana y las distintas áreas de la vida, así como entre la persona misma y los seres que la rodean, resultando por tanto esta ciencia importantísima en las relaciones humanas en general.

Debe quedar también claro que en el planeta podemos encontrar para ambos factores (yo-circunstancias) una escala casi infinita de atributos, que van desde lo más mezquino hasta lo más sublime, dependiendo esto de la posición del astro en los diferentes signos zodiacales y de las relaciones de este planeta con los demás.

Todo esto se estudiará en un posterior capítulo de interpretación astrológica.

Hacemos esta aclaración para que se entienda por qué a veces enumeramos cualidades armónicas y desarmónicas mezcladas para un mismo planeta, lo cual se hace intencionadamente para favorecer su comparación. En cambio, en otros apartados se diferenciará claramente entre atributos equilibradores y desequilibrados de un astro.

Por tanto, un planeta es un foco de energías cósmicas que puede, dependiendo de su posición en signo zodiacal y de su relación con los demás planetas (aspectos), emitir una variadísima gama de tonalidades vibratorias. Estos tonos pueden ir desde lo más burdo a lo más refinado y sutil dentro de lo que el planeta representa en sí.

Por ejemplo, en un caso como el de Marte, que se conecta con la energía dinámica, se puede presentar tanto la agresividad como la mayor valentía y arrojo, lo cual depende de los factores que ya hemos mencionado (posición en signo y relaciones planetarias); pero, cualquiera que sea el punto de su escala vibratoria en que se encuentre Marte, siempre nos hablará de la energía dinámica.

Pasemos a mencionar las analogías principales de cada planeta:

SOL: honores, gloria, alta posición social, individualidad inmortal, conciencia, luz, elevación, fuerza vital de la persona, el esposo, soberbia, orgullo, egocentrismo...

LUNA: la madre, la maternidad, el hogar, personajes femeninos, la poesía., asuntos hogareños, popularidad, el público, timidez, ensoñación, romanticismo, falta de firmeza...

MERCURIO: el intelecto y su actividad, la memoria, la elocuencia, la narración, la lógica, la ciencia, el pequeño comercio, nerviosismo, adaptabilidad, los hermanos y amigos, los estudios, dispersión, charlatanería...

VENUS: adornos, joyas, matrimonio, amor, diversiones, arte, relaciones con el otro sexo, felicidad, lujo, comodidad, belleza femenina, excesiva sensualidad, la esposa, estética...

MARTE: fuego, fiebre, luchas, ambición, fuerza, energía, aventuras, violencia, pasiones, accidentes, heroísmo, lo militar, rectitud, disciplina, deporte, enemigos declarados...

JUPITER: sabiduría, deber, filosofía, ideales, política, abundancia, extroversión, el padre, un protector, derroche, fachada social, etc.

SATURNO: enfermedad prolongada, obstáculos, retardos, pobreza, maldad, costumbres arraigadas, relaciones de larga duración, constancia, voluntad, responsabilidad, personas de edad, experiencia, aprovechamiento del tiempo, etc.

URANO: sucesos y cambios repentinos, desapego, ruptura de ataduras, excentricidades, asuntos utópicos e idealistas, la ciencia, el futurismo, la mente superior, la intuición, fraternidad, renovación, invención, revolución...

NEPTUNO: sucesos secretos, fraude, emboscada, religiosidad, misticismo, evasión, alcohol, drogas, mentiras, desengaños amorosos, arte inspirado, vacaciones, etc.

PLUTÓN: querellas, ultraviolencia, instintos descontrolados, disputas, sufrimiento interno, energía interna, energía sexual, afán de autosuperación, Yoga, meditación, alquimia o transformación interna, autoconciencia...

Esta serie de analogías de los diez planetas astrológicos es apenas algo para llamar la atención o la curiosidad de cómo pueden ligarse aspectos aparentemente tan inconexos bajo el mismo símbolo planetario. Ello obedece a lo que ya hemos comentado: la gama posible de influencias de un planeta es enormemente variada.

Por tanto, este no es el momento sino de penetrar en el estudio de los planetas uno por uno, con lo que el panorama se irá aclarando progresivamente.