Júpiter

16.09.2019

INTRODUCCÓN

Júpiter es el benéfico mayor y su nota-clave es la BUENA FORTUNA.

Allí donde Júpiter ejerce su influencia la persona tiene posibilidades de éxito y desarrollo.

Júpiter es alegre, tranquilo, equitativo, ponderado y equilibrado.

Lleva a los honores, la felicidad y la gloria.

El jupiteriano es virtuoso, digno, honesto y de amistades valiosas. Es fuerte, extrovertido y a veces poderoso, habiendo entre las personas marcadas por el planeta, sabios, prudentes, filósofos, guías públicos y también banqueros, industriales y magistrados.

El tipo opuesto es ambicioso, impertinente, triunfalista, burlón y desmedido.

EXPLICACIÓN PSICOLÓGICA COMPLEMENTARIA

Júpiter es el ARMONICO MAYOR, pues los asuntos relacionados con este planeta son considerados por la mayoría de las personas como benéficos.

Así, Júpiter da la ABUNDANCIA que, en la esfera material, es la riqueza y, en la de la conciencia, la GENEROSIDAD, la FILANTROPIA y el SENTIDO COMUN.

Júpiter, como es de suponer, se relaciona directamente con la JOVIALIDAD, probablemente porque lo que ese planeta da hace feliz al hombre.

Es también el astro del BUEN CONSEJO QUE TIENDE AL RESPETO DE LAS NORMAS SOCIALES, bien de manera equilibrada o, tal vez, cayendo en lo rimbombante, hueco y grandilocuente.

Igual que aumenta la generosidad si está en buen estado, al estar en posición desarmónica, hace al ser humano con tendencia a la EXAGERACION, el DERROCHE y la BURLONERIA.

Zeus da una gran energía vital, la cual puede ser usada para el DEPORTE y la actividad, o para derrocharla en VANAS DIVERSIONES y BUSQUEDA DE TROFEOS EN EL SEXO OPUESTO.

Hay dos tipos de jupiterianos: los que están hundidos hasta el gorro en un AMBIENTE SOCIAL SUPERFLUO y los que se integran socialmente con equilibrio, ganándose el respeto de los demás y conservando su propia personalidad. En este último tipo es frecuente encontrar personas con un IDEAL HUMANITARIO y que se lanzan con el pensamiento a la búsqueda de una VERDAD FILOSOFICA.

La personalidad jupiteriana es de BUENA PRESENCIA, pero ésta puede ser sencillamente una FACHADA PARA DESLUMBRAR A LOS DEMAS o ser realmente lo que aparenta: una psiquis bondadosa, sociable y poderosa.

Como se verá, la sociabilidad de Júpiter es más dependiente de la norma social que la del Sol, que es más libre y no se atiene a tanta regla, cumplimiento y parabién.

Diré también que Júpiter es el astro de la ACTIVIDAD SOCIAL. Esta puede ser económica, ya que este planeta rige las GRANDES SUMAS DE DINERO, así como la DIRECCION DE GRANDES BANCOS Y EMPRESAS. También puede ser ACTIVIDAD POLITICA con un cierto tinte idealista.

Por último, Júpiter, colocado en ciertos signos zodiacales de tónica artística, puede llevar a triunfar en el MUNDO DEL ESPECTACULO, para lo cual sin duda se necesita un carácter muy social.

MITOLOGÍA

El ancestro caldeo de Júpiter es Bel-Marduk.

Para los griegos era Zeus, el mejor y más grande de los dioses, potente y perfecto; dios de poderío absoluto sobre hombres e inmortales; él es la fuerza símbolo de todas las manifestaciones celestes; potencia soberana que mantiene el orden y la justicia en el mundo e impone la ley moral, etc. Se le representa sentado en un trono de oro y de marfil, con un rayo en su diestra y un cetro de ciprés en la siniestra, mientras un águila de alas desplegadas descansa impasible a sus pies; de larga barba, semidesnudo y con un laurel que lo corona, su aire respira majestad. En su honor los griegos fundaron las olimpiadas en la ciudad de Olimpia.

Júpiter olímpico puede hacer temblar al mundo con el impresionante estrépito del trueno, lanzar rayos y relámpagos e iluminar el universo con su resplandor.

Es el hijo de Rea y Khronos. Su padre había sido advertido por un oráculo de que uno de sus hijos lo destronaría. Así, Cronos quiso burlar su destino devorando a cada uno de sus hijos según salían del vientre de su esposa. Pero Rea, diosa de la Tierra, para salvar a Júpiter, lo parió secretamente de noche y, por la mañana, llevó a Cronos una piedra envuelta en pañales que el dios del tiempo se apresuró a devorar.

Cuando Zeus se hizo mayor, decidió destronar a su cruel padre, simbolizando la lucha del bien contra el mal. Pero, antes de emprender la batalla, fue a tomar consejo de Metis, diosa de la prudencia, la cual le entregó un brebaje que haría que Cronos vomitara los hijos que había devorado. Con ayuda de sus hermanos vueltos a la vida (Neptuno, Plutón, Hestia, Démeter y Hera), Zeus comenzó una lucha contra Cronos y los Titanes que duró diez años. Júpiter tuvo que valerse hasta de la ayuda de los Hecatónquiros (gigantes de cien brazos) y de los Cíclopes (de un solo ojo), que estaban enterrados en los subterráneos del Erebo. La lucha fue tan dura que la Tierra, sacudida, lanzaba enormes ruidos al cielo conmovido y el excelso Olimpo retemblaba desde sus cimientos por la fuerza de la guerra.

Cuando los dioses vencieron, encerraron a los Titanes en una subterránea región pútrida en el extremo de la Tierra, el Tártaro. Neptuno puso sobre sus salidas una puerta para que ningún monstruo escapara. Una vez obtenida la victoria, Zeus dividió el poder, quedándose para sí el cielo y la tierra. A Neptuno le correspondió la soberanía de los océanos y, a Plutón, la del reino subterráneo o infierno.

Pero los comienzos de su reinado fueron turbados por la rebelión de los Gigantes, hombres de colosal estatura. Así, cuando Júpiter regía pacíficamente el mundo, sus monstruosos enemigos decidieron destronarle. En el primer combate que el dios de los dioses tuvo con ellos, Júpiter fue vencido y llamó en su defensa a los demás dioses, pero todos huyeron a Egipto ocultándose lo mejor posible, excepto Baco. Sólo un mortal, Hércules, acudió en ayuda de Zeus y fue entonces cuando los dioses reaccionaron y se decidieron a participar en la lucha. Entonces pudieron vencer a los Gigantes y hundirlos de nuevo en los abismos del Tártaro.

Todavía Júpiter, para conseguir la victoria total, tuvo que vencer a Tifón, siendo apoyado por Hermes y Pan.

Aún imperaba el crimen y la injusticia sobre la Tierra. Todas estas fechorías que acontecían motivaron a Júpiter a enviar el diluvio, que convirtió la Tierra en un mar inmenso, desapareciendo las más altas montañas bajo él. Sólo una cumbre sobresalía: el monte Parnaso, en Beocia.

Sobre este mar enorme flotaba una frágil barca en la cual iban Deucalión y Pirra, esposos fieles y virtuosos. Guiados por una mano protectora tomaron tierra sobre la cima del Parnaso y esperaron a que las aguas bajaran. Entonces fueron a Delfos a consultar al oráculo Temis -diosa de la ley- quien les dijo que poblaran de nuevo la tierra.

Zeus fue muy pródigo en aventuras amorosas, tanto con diosas como con mortales, lo cual da a entender la vitalidad y gusto por el jolgorio que da el planeta, así como su creatividad. Su primera esposa fue Metis, la Prudencia, que tenía enormes conocimientos. Luego fue Temis, la Ley, con quien Zeus procreó a las Horas, que eran el Buen Gobierno, la Justicia y la Paz; y también tuvo de ella a las Moiras, encarnaciones del destino.

Luego se unió a Diones, con quien tuvo a Afrodita; con Eurínome, de quien nacieron las Gracias (la Alegría y la Belleza); con Mnemosina, la Memoria, con quien tuvo a las Musas; y con Leto, madre de Diana y Apolo.

También se casó con Hera (Juno), su hermana, con la cual era terriblemente infiel, pero a la que siempre regresaba.

Sus aventuras con mujeres mortales fueron interminables, engañando a muchas al tomar diversas formas a voluntad: toro, cisne, etc. para poder unirse a ellas.

Se dice que cuando Fidias terminó la estatua de Zeus para el templo de Olimpia, el escultor pidió al dios que le diera su aprobación, lo cual hizo Júpiter lanzando un rayo en el atrio del templo.

EXPLICACIÓN ESOTÉRICA COMPLEMENTARIA

El es benevolente, justo y equitativo, siempre dispuesto a dar un consejo y a transmitir un mensaje de optimismo.

Conoce el secreto de la abundancia, la cual usa para fines filantrópicos y altruistas.

Es poderoso, sabio y seguro, no habiendo nada para él que no se pueda realizar. Júpiter da porque nunca se agota, ríe porque su alegría es inmensa y aconseja por ser su sabiduría inacabable.

Esa felicidad, respeto y poder están al servicio del bien y su fin es que todos los seres gocen de tales parabienes, tanto en lo material como en lo espiritual.

NOTAS COSMOBIOLOGICAS

Rige el jueves.

El color es el violeta.

Su color simbólico es el azul pálido.

El metal es el estaño.