Carta↛16/09

16.09.2019

Tus acciones no te definen. Tu pasado no te define.

No tiendas a vivir en una realidad inexistente. No importa lo que hicieras, ni lo que pasara, aquello no te define. El pasado no te define, tu presente sí.

Tendemos a culparnos por lo que hicimos, por lo que vivimos, o por lo que dejamos de vivir. Y vamos arrastrando ese pesado lastre día tras día, haciendo que seamos incapaces de soltar algo que ya no está y que, nos evita avanzar.

El pasado solo es una referencia, una lección que debías aprender. Y si esa misma situación, vuelve a aparecer, es que en realidad aún no has aprendido lo que debes conocer.

 No te culpes por lo que hiciste, por lo que pasó. No te atormentes. No importa nada de eso, porque ya no está, no existe.

Todo en esta vida, incluso lo más doloroso, es un aprendizaje, un maravilloso aprendizaje.

Mira hacia delante, observa, y aprende. Pero sobretodo, no te pares, sigue caminando. Todo lo que pasó, lo que hiciste, hecho está, y eso nadie; nadie lo va a cambiar. Crece, sin miedo. Y sobretodo, no te juzgues.